This is an example of a HTML caption with a link.

Cuando se proyecta realizar una obra su localización viene fijada por múltiples factores, siendo habitual que en la zona donde se ha de ejecutar, los materiales disponibles no sean los más adecuados para el uso requerido. Para solucionar este problema de una forma económica, respetuosa con el medio ambiente y evitar la sustitución de los materiales existentes por otros materiales, se suele intentar recurrir a la estabilización de suelos.

La estabilización de suelos consiste en la mezcla homogénea y uniforme de un suelo con otros productos, la cual, convenientemente compactada, tiene por objeto proporcionar al terreno las características necesarias para su uso. Dentro de la estabilización de suelos se pueden distinguir dos grandes grupos:

  • Estabilización granulométrica: Consiste en la mezcla de varios tipos de suelos de diferente granulometría para formar un suelo con las características deseadas.
  • Estabilización química: En este caso se añade al suelo algún producto para darle cohesión o disminuir su excesiva plasticidad. Los productos más habituales que se suelen utilizar son el cemento, la cal, productos químicos y productos bituminosos.

Mediante la estabilización se consigue aprovechar los suelos existentes en las proximidades de las obras mejorando las siguientes características físicas de los mismos:
  • Aumento de la capacidad portante del suelo: Al estabilizar un suelo se consigue aumentar el CBR y la resistencia a compresión simple.
  • Se reducen los efectos del agua sobre el terreno: Disminuyen los asientos y el hinchamiento.